Aclaremos

Que renunciar a la belleza y al placer es humanamente imposible.